¿Qué es un seminograma?

El seminograma es un examen de la calidad del semen que se realiza a hombres, sirve para detectar problemas de esterilidad en los hombres. Se realiza en cualquier centro de fertilidad bajo control médico. En un primer momento se verifica que físicamente la muestra de semen sea correcta, se evalúa el color, olor, viscosidad… y después se realiza un examen microscópico donde se estudia la cantidad de espermatozoides, la aglutinación, la movilidad y demás factores fisiológicos con el fin de determinar si existe un problema en el esperma del paciente. Se separarán los espermatozoides normales de los que tienen una morfología anómala (cuando su cabeza, cuerpo o cola presentan algún fallo) para así obtener el porcentaje de espermatozoides óptimos.

La Organización Mundial de la Salud establece que un esperma es normal cuando al menos el 30% de los espermatozoides tienen una morfología normal.

Como la muestra de esperma se puede contaminar o variar, para poder asegurar que los resultados son correctos es necesario realizar al menos 2 seminogramas, para así poder comparar resultados y ofrecer un diagnóstico lo más exacto posible. Es recomendable dejar pasar un par de meses entre pruebas. Para que la muestra sea útil debe ser lo más reciente posible y en un recipiente estéril, si pasa más de una hora desde la recogida de la misma, esta no será válida y será desechada. Es conveniente no haber eyaculado entre 2 días a una semana antes a la recogida de la muestra, si ha pasado menos de un día desde la última eyaculación la muestra puede dar resultados erróneos. Además la muestra no debe sufrir cambios bruscos de temperatura, es recomendable mantenerla a temperatura templada. No obstante en la mayoría de clínicas de fertilidad facilitan a los pacientes salas para que puedan obtener la muestra en el momento de realizar el seminograma.